1__1_-removebg-preview

Mi secreto para vencer el caos mental

Modo hacer vs Modo ser

Aprende a pasar de un estado a otro en sólo 5 minutos

¿Cuántas veces te ha pasado que haces un montón de cosas y ni siquiera te has dado cuenta de cómo las has hecho, en qué momento, qué sucedía mientras estabas ahí?

Tomar consciencia de lo que hacemos mientras lo hacemos y de qué pensamos y sentimos en esos momentos es fundamental para valorar la riqueza de cada experiencia que vivimos y así poder ver la cantidad de posibilidades y oportunidades que nos presenta la vida para conocernos, transformarnos y crecer.

En la sociedad actual en la que vivimos, corremos con prisas sin saber muy bien a dónde, conectados a aparatos que nos mantienen distraídos, desconectados por completo de nosotros mismos.
Esta cultura del HACER, hacer y después seguir haciendo nos aleja del SER.

La cultura del Hacer

Modo Acción

Tu cuerpo, sometido a un hacer constante, entra en estado de alerta aún cuando no sea necesario ni haya ningún peligro real, tensiona tus músculos, aumenta el pulso, acelera la respiración, generando malestar e insomnio, entre otros.

Entras en modo, lucha o huída.

El estrés genera unas hormonas llamadas adrenalina y cortisol que una vez que inundan tu cuerpo, producen una excitación tan poderosa que podría compararse con el consumo de cualquier droga, percibiendo un exceso de energía y poco necesidad de dormir entre otras.

Estas hormonas, a la larga, generan en algunas personas una especie de adicción, necesitando vivir y experimentar situaciones que les generen una y otra vez ese impacto.

Vivir en un hacer constante contribuye al aumento del estrés que se prolongará en el tiempo.

Estar expuesto a esa tensión, día tras día, produce desequilibrios perjudicando tu salud física, mental y emocional.

El modo hacer se basa en el pensamiento. Pensamos una y otra vez en las experiencias que vivimos.

Mientras que el modo ser se basa en la experiencia directa, lo que te permite disfrutar de este momento.

mujerconplantasweb

Modo Ser

Vivir en el presente, aquí y ahora

¿Qué es esto de vivir en el presente? Se trata de atender plenamente a lo que sucede, sosteniéndolo el tiempo que puedas.

Vivir constantemente en el pasado se relaciona con la depresión. Y vivir constantemente en el futuro, con la ansiedad.

Estar presente significa que si vas a ducharte, observar cómo lo haces, sentir el agua caer por tu cuerpo, percibir el aroma del shampoo, el tacto de tu piel.

Si vienen pensamientos que no tienen nada que ver con ese momento, que vendrán por supuesto, no te sientas extraño ni raro por eso. Sólo los observas, sin juzgar ni criticar y vuelves a conectar otra vez, con esa actividad que estés realizando.

Prestar atención de forma deliberada a tu respiración activa tu sistema nervioso parasimpático, que es el encargado de inducir un estado de relajación cada vez más profundo aportando calma y serenidad.
Te permite ver con mayor claridad y aceptación la realidad que está sucediendo ante tus ojos.
Implica la capacidad de elegir la próxima acción en lugar de mantenerte preso de tus reacciones inconscientes, repitiendo una y otra vez la misma conducta que te genera malestar.

¿Y de qué sirve todo esto?, te podrías estar preguntando. Sirve para conocerte, saber cuales son tus sensaciones, percepciones, emociones y reacciones. Porqué eres como eres y te comportas como lo haces.

Recuerda que el conocimiento es poder y ese poder lo tienes en tus manos, el de ¡conocerte!

Sólo 5 Minutos

Salir del piloto automático

Dedicando unos minutos al día, aprenderás a conectar con tu respiración, con las sensaciones de tu cuerpo físico y a observar tus propios pensamientos y emociones y todo eso te ayudará a salir de ese piloto automático constante en el que vives.

Con una actitud de aceptación de quien eres y de tus circunstancias, sin buscar que las cosas sean diferentes aferrándote a esa idea de cómo deberían ser, que solo te genera frustración y malestar.

Cultivando la capacidad de percibir los pensamientos como lo que son, procesos mentales que vienen y van, sin afectarte emocionalmente y sin controlar tus acciones y reacciones.

Manteniendo el foco en ti, desde ahí, aprender a responder ante cada circunstancia de una forma equilibrada y ecuánime, experimentando una sensación de alivio, plenitud y libertad.

Con sólo 5 minutos de práctica diaria ya comenzarás a notar los beneficios al instante.
Lo digo siempre, una y otra vez, ¡no creas nada de lo que te digo!, ¡EXPERIMENTALO!

Descárgate ahora GRATIS

en formato audio, este ejercicio de Breathfulness y descubre porque aprender a inhalar y exhalar pueden cambiarte la vida.